Psicomotricidad relacional

Psicomotricidad relacional en Xantala

 

¿Por qué psicomotricidad?

  • Las criaturas se mueven y juegan con su cuerpo de forma natural, ya que este es el medio que tienen para expresar sus emociones, estados de ánimo, inquietudes, relacionarse con las otras y, en general, de conocer el mundo.
  • La psicomotricidad entiende a la criatura como una persona única, con una expresividad propia y portadora de su historia personal.
  • Es un espacio donde ellas son las protagonistas y donde sus ritmos, emociones y necesidades son respetadas.
  • Es un espacio preparado donde las criaturas experimentan y viven el placer de ser ellas mismas, el placer del movimiento, y del propio cuerpo, conectándose con sus deseos y motivaciones.
  • Favorece que las criaturas adquieran confianza y seguridad en sí mismas y favorece su autonomía;
  • Favorece que las criaturas mejoren el dominio del cuerpo, busquen y experimenten las posibilidades del propio cuerpo y reconozcan los propios límites;
  • Favorece la expresión de su creatividad e imaginación;
  • Favorece el aprendizaje de una comunicación asertiva, comunicando las propias emociones y necesidades a los otros niños y adquiriendo hábitos de convivencia (respetar turnos, respetar el juego de los otros, cocrear juegos en común).

psicomotricitat relacional Xantala

¿Qué hace la psicomotricista?

  • Acompaña el juego de las criaturas a partir de los juegos que inician ellas y proponiendo juegos que se ajustan a la etapa madurativa de los niños. Hace propuestas sugeridas y no directivas, para respetar el interés y necesidades de los niños.
  • Prepara la sala con unos materiales concretos y dispuestos de una manera para que propicien la expresión de emociones profundas que cuando son jugadas producen placer y eso reasegura a las criaturas. Muchas acciones de juegos tienen que ver con lo que sintieron en los primeros momentos de vida y poderlo jugar les da seguridad en sí mismas y en la vida.
  • Sugiere propuestas para que las criaturas expresen sin culpa y vivan con placer emociones y sensaciones profundas como el miedo, la agresividad y la alegría.
  • Acompaña a las criaturas para empoderarse en su proceso de socialización, favoreciendo una comunicación asertiva. Y las acompaña para favorecer que se organicen en grupo, cuando surge.
  • Facilita un espacio de seguridad física y afectiva.

Fases de la sesión de psicomotricidad relacional

La sesión de psicomotricidad tiene un dispositivo temporal propio concretado en diferentes momentos o fases:

Ritual de entrada

  • Nos sentamos en círculo, es el momento de encontrarnos con el grupo y darnos la bienvenida. Un momento para explicar las normas de la sesión: no nos hacemos daño a nosotros mismos, ni a las otras y cuidamos el material. Y pregunto a cada criatura a la que querrá jugar, para que empiecen a planificar, anticipar sus juegos. A continuación preparamos el cuerpo para el movimiento;
  • Tiran la muralla de almohadas con la psicomotricista a última. Echar la muralla con la adulta detrás significa, entre otras cosas, conectar con su fuerza y ​​agresividad para destruir un obstáculo en su camino, para autoafirmarse, para tirar un límite y al adulta que habitualmente es la figura que le pone límites. Por lo tanto, es un momento de poder girar a la adulta y el límite que ella ha construido sin culpabilidad, un momento de sacar frustraciones acumuladas por los límites recibidos. Es un acto de autoafirmación, de sentir que pueden destruir los obstáculos del camino;
  • Momento de juegos: Después de tirar la muralla aparecen diferentes juegos y dinámicas espontáneas de los niños acompañados por la psicomotricista. Juegos pulsionales como saltar, trepar, conquistar la altura, rodar, equilibrios y desequilibrios …; juegos de seguridad profunda: de envolturas, balanceos, de esconderse, aparecer y desaparecer, construir y destruir, juegos de persecución y oposición del adulta; y el juego simbólico y de roles: es el «hacer como si», cuando las criaturas representan personajes y situaciones que no están presentes. (A través del juego simbólico el niño expresa su emoción y su vida fantasmática más profunda). Y para bajar la pulsión de los juegos aviso que «faltan 5 minutos para que se haga de noche» y sugiero que se pueden construir casas para recoger en él y «acostarse» cuando yo cierro las luces;
  • Explico un cuento (cuando cierro las luces) inspirado en el que han jugado durante la sesión y en el cuento retorno algo que he visto que ha jugado o hecho cada criatura donde se sienten miradas y pueden pensar, observarse, en el que han hecho.

Representación

  • Momento de regreso a la calma. Representan el que han vivido con diferentes lenguajes: dibujo, construcciones, modelado. Es un momento para distanciarse de la acción y la emoción vividas y representarlas a través de una actividad pre-simbólica con las manos: dibujar, hacer construcciones o plastilina. Es una actividad que precede el simbolismo porque representan imágenes mentales vividas a través de expresiones artísticas, es una manera de distanciarse del momento presente y ordenar sus vivencias.

Ritual de salida

  • Momento breve para decir adiós a cada criatura con una canción.

Los lunes, de 17.15h a 18.30h

Joana Marquilles

Con Joana Marquilles, psicomotricista en la línea de Bernard Aucouturier en Educación y Prevención, educadora infantil y acompañando al espacio de mañanas de Xantala.